News

Pàgina 1 de 32  > >>

jul 7, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Se cumplen estos días 80 años de la batalla de Brunete
jun 25, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Ludografía: la División Azul
jun 6, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
La División Azul, 1941-1943
Noticias
 

Balaklava a la española: Fuente de Ebro 1937

por Enric Martí

La operación Moscú será recordada por aquellos  que tuvieron la suerte de sobrevivir.

Alexander Foote

Tras la inútil masacre del  verano de 1937 a ambas riberas del Ebro cuyo objetivo era confluir sobre  Zaragoza y que  de  forma  común  conocemos  como  batalla  de  Belchite (Por ser esta población  al  sudeste  de  la  capital  la  que  paralizó  el  empuje republicano) el frente en este sector quedó estabilizado. Ambos bandos se observaban tratando de intuir dónde se produciría el próximo choque de carneros.

Mientras  la  batalla  citada  se encontraba en pleno apogeo, llegó al puerto de Cartagena el San Agustín, que llevaba en sus bodegas 50 tanques del nuevo modelo BT-5 (Siglas de bistrochodnyi tank, carro rápido)  proveniente de la URSS.

Sus  tripulaciones,  compuestas  por  soviéticos  y  voluntarios  internacionales  con  alguna experiencia en el manejo de carros, serán entrenadas en Archena. Este regimiento de carros pesados estará al mando del  coronel  soviético  S.  Kondratiev. Sus  capitanes serán de igual nacionalidad: V Navikov, F Vladimir, K Belkov, además de los tenientes S Laputin, P Semionov e I Shiskov.

Tras el breve período de adiestramiento el regimiento será trasladado al frente de Aragón, estableciendo su base en Híjar en un bosque en la ribera del río Martín, al este de Belchite.

Cabezo del Lobo. Belchite

Área de Belchite desde la posición republicana de Cabeza de Lobo en mayo de 2003 (Foto autor).

Operación Moscú

Esta operación, planeada íntegramente por los asesores soviéticos (Los mexicaniskyi) tenía como objetivo  romper  el frente  nacional  en  el punto  más fuerte entre los Pirineos y el Mediterráneo: en Fuentes  de  Ebro. Precisamente ese era el deseo de los  rusos: probar  los nuevos  carros en un sector difícil. Para ello cada carro cargaría con  6 infantes (testigos presenciales afirman que al final llegaron a cargar entre 10 y 12) arrasarían las alambradas y trincheras, penetrarían hasta alcanzar y destruir los puestos de  artillería,  para acto seguido dar media vuelta y liquidar los núcleos de resistencia aislados.

BT-7 tank

BT 7 soviético en un museo ruso. El BT7 era un diseño mejorado del BT 5 (Foto autor).

La inmensa mayoría de mandos republicanos rechazaron este descabellado proyecto, entre ellos Juan Modesto (El futuro Jefe del ejército del Ebro). Vicente Rojo, en sus obras auto exculpatorias (España heroica, Alerta los pueblos, etc.) omite cualquier comentario sobre el suceso y el general Pozas, comandante del G.E.R.O. (Grupo de Ejércitos de la Región Oriental) se encontraba en Barcelona convaleciendo de una operación de hemorroides; cuando al final este hizo acto de presencia en el sector la sentencia fue inamovible: ¡Las órdenes de Moscú deben cumplirse!

A la carga

El ataque se inicio la madrugada del 11 de octubre, tras una breve preparación artillera y unas pasadas de aviación, pero el auténtico ataque se  efectúo  la tarde del día siguiente. Tras los tanques se lanzó el batallón  Djakovic (S. Bauman), que fue diezmado por un nutrido fuego de armas automáticas.

El día 13, de buena mañana, el ataque se intensificó. A las 10:00, los Rasantes bombardearon  las posiciones enemigas y tras ellos los tanques fueron apoyados por la XV brigada internacional: a la izquierda el batallón British (H. Flay) pegado al río, por el centro los Mac-Paps (R. Thompson), a la derecha el Lincoln (P. Dietro) y de jinetes de las máquinas el Spanish (G. Hernández). Toda la brigada  había completado las fuertes pérdidas de Belchite con bisoños  reclutas provenientes de Gerona y Barcelona y obviamente dónde más abundaban estas nuevas  levas era en el Spanish. La infantería fue incapaz de seguir a los carros salvo la 2ª Cía. del Spanish y el fuego de cobertura de la brigada fue ineficaz a larga distancia,  pero los tanques  prosiguieron hasta la estrechas callejuelas del pueblo dónde la artillería de campaña y antitanque disparando a cero se cebo en los embotellamientos, sus monturas fueron barridos por el fuego de armas ligeras hasta su total aniquilación.

Para  tratar  de sacar del aprieto a sus camaradas  de  la  XV, el Djakovic volvió al asalto a media tarde, luchando toda la noche contra tropas de regulares que trataban de capturar los carros averiados. A las 7 de la mañana del día siguiente tuvo que replegarse acosado por el fuego de morteros.

observadores del Lincoln-Washington

Dos observadores del Lincoln-Washington en Fuentes de Ebro. Octubre de 1937.

El día 14 se reanudan los ataques con menos intensidad en los que muere el comandante de la 2ª Cia  del Mac-Paps, I. Scherenzel. El día 16, apoyados  por los omnipresentes  carros T-26 unos cincuenta carros vuelve a la brega,  esta vez montando un batallón anarquista que confunde a los  internacionales  por  fascistas  y  abre  fuego  sobre  los  mismos. Al día siguiente sólo se combatirá por recuperar los carros con vistas de ser reutilizados y que han quedado en tierra  de nadie.

T-26 tank

T 26 soviético en las jornadas de recreación histórica de Fayón (Aragón), julio de 2011. Los dos chuchos no son perros-mina soviéticos, sólo están poniéndose a cubierto del tremendo sol que cae en julio en aquellas tierras (Foto autor).

El 22 de octubre las autoridades nacionales declaran haber encontrado 861 cuerpos sobre el campo de batalla. Por su parte los soviéticos afirman que 16 tanquistas  de su nacionalidad murieron en la acción a los que habría que añadir el coronel Kondratiev, quien finalizada la batlla fue arrestado por agentes del NKVD, y nunca más se supo de él… en cuanto a las pérdidas materiales, la mitad de los carros empleados se perdieron en los duros combates. Algunos de los supervivientes fueron repatriados a la URSS para su estudio y evaluación.

Causas y efectos.

El potente aparato propagandístico comunista tratará hasta el infinito de hacer creer que la causa del desastre  fue  la  inundación del terreno  por  parte  de  los nacionales al abrir las acequias de riego,  pero  todos  los partes  de  este  bando  comentan  las  nubes  de polvo que levantaban los tanques en su avance ¿Barro y polvo? ciertamente la mecánica de los mismos dejaba mucho que desear,  pero  es  absurdo  pensar  que  sus  diseñadores  no habían tenido  en  cuenta  el  terrible barrizal en que se convertía su estepa natal en la época de deshielos ¡Algo que Hitler descubrirá trágicamente cinco años más tarde!

El secretismo republicano de oficio en todo el conflicto, llevará a combinar infantes y carros en  la  misma línea de fuego y más allá de los frecuentes fuegos amigos. Ni unos ni otros tendrán la menor  idea  de  cómo  cooperar,  los  carros se apoyarán entre ellos y la infantería montada no desmontará  como  debe  al  primer  disparo  y  tratará de cubrirse tras los carros, mientras que  la de acompañamiento correrá lo  humanamente posible,  pero poco se preocupará en dar cobertura a los carros y mucho menos a las tripulaciones que deben abandonar los tanques alcanzados y que serán cazados como conejos al salir de los mismos.

Pero  el  auténtico  artífice  de  la  hecatombe republicana  es el  Pak 35 alemán, ampliamente desplegado en este fortificado sector ¿Si tan abrupto  y empantanado estaba el terreno, hubiera sido práctico emplazar tantos antitanques,  en  lugar de remitirlos a un sector más amenazado? Los soviéticos tomarán nota de la debilidad del blindaje que les llevará a la producción del BT 7 notablemente mejorado.

Pak35 alemán

Pak 35 alemán (Foto autor)

Los BT 5 participarán de forma esporádica durante la desbandada republicana en la ofensiva de Aragón y llegada  al  mar,  con  los  que  unos pocos  quedarán en la zona  Centro  y  contribuirán en la defensa de Valencia. El  resto de los  supervivientes de Fuentes de Ebro quedarán en el frente catalán, combatiendo  en  las  ofensivas  republicanas  de  las  cabezas  de  puente  en  el  Segre, aunque  ninguno  de  ellos  cruzará el Ebro en la ofensiva de julio de 1938 y posterior campaña. La última acción cohesionada en  la que tomarán parte  es  la batalla  de  Borjas Blancas  (enero de 1939) en la que junto al mermado Ejército del Ebro tratarán de rechazar al CTV italiano y al CE de Navarra.

BT-5 capturado

BT-5 capturado en Fuentes de Ebro.