News

Pàgina 1 de 32  > >>

jul 7, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Se cumplen estos días 80 años de la batalla de Brunete
jun 25, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Ludografía: la División Azul
jun 6, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
La División Azul, 1941-1943
Noticias
 

Ebro 1938

Por Enric Martí

1) Guías del cainismo: itinerarios por la batalla del Ebro

La batalla de l´Ebre: Història, paisatge, patrimoni, VVAA, Pórtic 1999 (en catalán). Obra pionera junto a otro pequeño ensayo editado por la Abadía de Montserrat en lo que a turismo bélico se refiere. Ésta en cuestión ya ha quedado un poco obsoleta y tiene una estructura un tanto caótica y poco cohesionada.

Itinerarios de la guerra civil española, Eladi Romero, Laertes 2001. Libro todavía no superado a pesar del tiempo pasado desde su publicación. Incluye lugares en los que pernoctar y de restauración, de las que muchas no han sobrevivido a la crisis. El autor también escribió una novela de poca entidad sobre la batalla.

Espais de la  batalla de l´Ebre, J. Carlos Borrego, Piolet 2012 (en catalán). Trece itinerarios a pie muy bien  escogidos, como por ejemplo el que nos lleva a la pequeña pirámide erigida por los internacionales en Cavalls, en la que se distinguen las firmas de insignes miembros marcadas con el dedo sobre el cemento fresco.

La  batalla de l´Ebre, David Sancho Cepero, Azimut 2014 (en catalán). Itinerarios en bicicleta (BTT) que, dada la orografía del terreno, no son tan arduos como los de la guía anterior pero de igual interés, pues ambas se complementan y están actualizadas al terreno a causa del poco tiempo trascurrido desde su publicación.

2) Bibliografía histórica

La batalla del Ebro, J. Manuel Martínez Bande, SHM, 1988. La imprescindible monografía en su habitual y  tendenciosa visión de los hechos, resultan ya clásicos sus partes de pérdidas nacionales: “El ejército español sufrió escasas bajas y una leve rectificación de líneas”.

Batalla del Ebro Martínez Bande

La batalla del Ebro, VVAA, Especial Desperta Ferro nº 3. Esta publicación top ten en cuanto a calidad se refiere a nivel, no nacional sino mundial, con un soporte gráfico siempre sorprendente. Incluye diversos artículos de atractivo variable, la mayor parte admirables, pero en ocasiones demasiado obscuros para los objetivos de alta divulgación de la publicación.

La batalla del Ebro, Jorge M. Reverte, Crítica, 2003. La mejor obra hasta el momento sobre la batalla, Detalle curioso es que en la presentación del libro en Barcelona y ante dos preguntas que le realicé sobre dos capítulos destacados de su obra el autor parecía como si le hablasen de la posibilidad de vida inteligente en Marte; un catedrático de la UB y un ejecutivo de la editorial lo sacaron del apuro in extremis. A pesar de ello, a juzgar por el libro podemos afirmar que hay por ahí esclavos gafapasta que conocen bien su oficio.

El Ebro, la batalla decisiva, M Alonso Baquer, Esfera de los libros, 2004. Turbia y poco clara obra con partes eso si brillantes pero que no mantienen el ritmo de la narración, la cual se va sumiendo en una cansina confusión no estableciendo ninguna conclusión evidente.

Del Ebro a Gandesa, Francisco Cabrera, Almena, 2002. Voluminosa obra que cuenta con destacados apuntes sobre el material utilizado y su emplazamiento pero de poca utilidad para un estudio general y crítico de la campaña pues se trata solo de una primera parte.

La batalla del Ebro, Lluis M. Mezquida, Diputación de Tarragona 1974. Tres volúmenes que son complementados con un cuarto sobre la batalla del Segre. La narración es irregular y no demasiado rigurosa, su punto fuerte sin embargo es la separata de mapas con los que se facilita enormemente el seguimiento de las operaciones.

La batalla del Ebro, Estanislau Torres, Nova Terra 1975. Poco conocido autor que a mi parecer es el precoz precursor de A. Beevor en versión hispánica, pues sabe mezclar con gran acierto los testimonios con el relato de los hechos. La batalla del Ebro ha conocido sucesivas reediciones. Otras obras suyas destacadas son La bolsa de Bielsa y La caída de Barcelona.

Ebro Estanislau Torres

La batalla del Ebro, Joan Llarch, Plaza & Janes 1976. Interesante aunque tendencioso y no general relato de los hechos  narrados  por  este protagonista de a píe, que por cierto cubrió las espaldas al Sr. José Antonio Samaranch (futuro alto dirigente falangista, diplomático y presidente del comité olímpico internacional) cuando éste desertó del frente en plena batalla ¿Cuál es el castigo a este delito en guerra?

Aunque me tires el puente. Memoria oral de la batalla del Ebro, Gabriel Cardona/J. Carlos Losada, Aguilar, 2004. Eficaz compendio de testimonios, de la mano de dos destacados autores españoles, el primero es uno de escasos ejemplos de crítica militar por estos lares y cuyo rigor y buen hacer es por todos conocido y el segundo cuenta con numerosas y populares obras de la historia militar española. Es de destacar la denuncia que efectúan al total abandono por las instituciones de los vestigios. Tanto disparate y tanto buenismo mal entendido dejan claro que honrar a nuestros muertos no es políticamente correcto.

La batalla del Ebro, Chris Henry, Osprey/RBA, 2011. Producto típico de la editorial que sin aportar nada nuevo tiene la virtud de tener una estructura nítida y esclarecedora marca de la casa, lo cual no le impide incluir tópicos del mundo latino vistos desde la óptica anglosajona.

Mis cuadernos de guerra, Alfredo Kindelán, Planeta, 1982. Inusitada crítica velada para la época (1942), sólo para aficionados avezados en la que él mismo autor se expone al juicio de la posterioridad, pues era el responsable de la aviación rebelde y en su razón de la detección preventiva de la supuesta sorpresiva ofensiva republicana.

Los que estuvimos en la batalla del Ebro, Fernando Estrada, Janzer, 1972. Uno de los primeros  intentos  de combinar la narración histórica con testimonios de combatientes y un ensayo de estudio de campo de muy agradable lectura.

115 días en el Ebro: el sacrificio de la quinta del biberón, Assumpta Montella, Now books, 2014. La más reciente obra sobre el referente y que cuenta con una abundancia excesiva de testimonios de los hoy por hoy escasos supervivientes que tomaron parte en la lucha y también con numerosos testimonios de los civiles ¡Daños colaterales que dicen los guiris! De indudable interés y de viva lectura, adolece sin embargo de ese sentimiento todavía no superado y ya un poco trasnochado de ¡No a la guerra! por lo que parece la gauche divine cree que mis dos abuelos se fueron a pegar tiros a la sierra para no volver porque no tenían nada mejor que hacer…

La última batalla, Kim Amor, RBA 2004. Compendio de testimonios de fuentes primarias que sin quitar su impacto sentimental de indudable impacto, no constituyen en este caso ni en cualquier otro que estudie un choque del siglo XX una herramienta prioritaria, pues las dimensiones, extensión y medios empleados no pueden ser estudiados desde un puesto de juez y parte; me explico, no son pocos los combatientes republicanos que afirmarán no haber visto a los carros ni a la aviación en toda la campaña; sin embargo  ambas armas contaron con un centenar de máquinas en la misma, todo sea que en  su sector  no  hicieran acto de presencia. Sujeto por otro lado para nada extraño ¿Gloriosa? No, sería más acorde el apodo de Gandulosa…

Guerra aéria a la batalla de l´Ebre, D. Gesalí, D. Iñiguez, Dux, 2010. Obra específica sobre tan desequilibrante factor de áspera lectura para nada amena, algo de nuevo muy nuestro tan cultivado por los eruditos que siempre parecen poco dados a trasmitir su insondable saber ¡Cuánto sé y que poco se me entiende!

Maniobra de una división, Henríquez Caubín, Silente, 2009. Segunda edición del diario del jefe de la 35ª División del ejército republicano y una de las de mayor prestigio, que junto a la 45ª contenían el mayor contingente de brigadistas internacionales, por aquel entonces compuestas en un 80% por reclutas españoles. La primera edición fue publicada en Méjico en 1944.

La batalla del Ebro, Rafael Ballester, Bruguera 1974. Título de una colección de una decena de libros de bolsillo editados en plena agonía del régimen. Sin descubrir nada nuevo en el horizonte histórico, supuso un poco de aire fresco después de 40 años de ranciedad franquista nacional-católica.

Comics

¡No pasarán! Vittorio Giardino, Norma Editorial, 2000. No parece adecuado citar en esta lista un cómic pues a los no iniciados les sonará a chino, pero nos encontramos ante una obra europea que como en el cine vislumbra realidad fehaciente que nos aleja de infantilismos del lejano oeste, dónde lo correcto es tener un arsenal en la mesita de noche, pero pobre del que íntimamente se aleje del misionero  de rigor. Giardino es, junto a Pratt y Manara, la punta de lanza del genio italiano, el limpio trazo nos permite admirar lo documentado de las imágenes ¡No, no sale ninguna MG 42! y la intriga que trascurre entre el frente y la corrupta retaguardia de Barcelona, nos sumerge ante un relato en letras mayúsculas de mano del mismo ficticio personaje que en las anteriores entregas: Rapsodia húngara y La puerta de Oriente.

Previous page: Albert Speer: Memorias  Next page: Verdún 1916