News

Pàgina 1 de 31  > >>

abr 20, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Breve ludografía de la campaña de Siria-Líbano, 1941
abr 10, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Nuevo artículo histórico
mar 19, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Nuevo artículo
Noticias
 

Fuerza L, 1940-1943. El inicio de una epopeya.

por Enric Martí

Jurons de ne déposer les armes que lorsque nos couleurs, nos belles couleurs, flotteront sur la Cathédrale de Strasbourg.

...Juramos no abandonar las armas hasta que nuestros colores, nuestros bellos colores, ondeen sobre la Catedral de Estrasburgo.

Juramento de Kufra, 2 de marzo de 1941

Los primeros núcleos de la Francia Libre que no acatan el armisticio y siguen los postulados de continuar la lucha de Charles De Gaulle se concentran en el África Ecuatorial, en Gabón, Camerún y Chad; su  primera capital se ubicará en Brazzaville, sustituida posteriormente por Argel. Estos primeros contingentes no suman más que unos centenares, siendo su importancia puramente política: se daba simbólico mensaje “¡seguimos combatiendo!”, tan chauvinista como inútil desde el punto de vista puramente militar. Un importante número de estos irreductibles eran ex republicanos españoles, que serán el crisol de la célebre Nueve que en agosto de 1944 se hallarán a la cabeza de las unidades aliadas que liberarán París del terror nazi.

Kufra

A finales de noviembre de 1940, De Gaulle da su visto bueno a la realización de operaciones de hostigamiento (en combinación con unidades británicas) desde bases en el Chad, atacando los puestos italianos desperdigados por la inmensa y desértica región del Fezzan, al suroeste de Libia. En enero del siguiente año se ultiman los preparativos entre el mayor británico Clayton (creador del famoso Long Range Desert Group, LRDG, que tantos disgustos ocasionarán al Duce), y el coronel francés De Ornano. Su primer objetivo será el oasis de Kufra, en realidad seis oasis situados en una depresión de 50Km por 20, en el sureste de Libia, a mil kilómetros de Tobruk. No tenía ninguna importancia para la campaña terrestre pero sí como escala para los vuelos que se dirigían a las posesiones del África Oriental Italiana (AOI): Somalia, Etiopía y Eritrea. Al mando de los abundantes voluntarios españoles de la columna francesa, se encuentra el sargento Torres y los cabos Nebot y García. El mando  de  la  heterogénea  columna recae en el capitán Leclerc, hasta el momento un desconocido y anónimo oficial…

Situación de Kufra

Para despistar los reconocimientos aéreos italianos, un destacamento ataca el 12 de  enero de 1941 el oasis de Tadjerhé, ataque que fracasa por la traición de los guías. El día  anterior, los británicos habían tenido mejor suerte en la zona, al atacar Murzuk, consiguiendo destruir en tierra tres biplanos y la estación de radio. El 24 del mismo mes la columna principal se reagrupa en Tekro. Quedan  menos de 600 kilómetros hasta su objetivo…

El último día del mes, las avanzadillas británicas, que disponen de vehículos más rápidos que el resto,  caen en una emboscada tendida por la compañía Sahariana italiana, debido a que las habían descubierto por sus comunicaciones radiofónicas, diezmándolas en Yabal Sharif. Cuatro auto-ametralladoras son destruidas y Clayton es capturado: el resto vuelve a Egipto dejando un  retén blindado a los franceses. El 7 de febrero, Leclerc al mando ahora de 20 vehículos se adentra en el inmenso oasis de Kufra. Rápidamente destruyen puestos avanzados de vigilancia y control. Los lugareños murmuran ¡Allah Kavir! (Dios es Grande) ante el insólito espectáculo de ver: Faransis, sbanis y anglasis en amigable contubernio…

El palmeral de Kufra

El palmeral de Kufra.

Al amanecer, ocho aviones Saboya tratan de localizar al fantasmal enemigo, pero el ametrallamiento insistente a la columna no consigue ningún resultado tangible al evadirse en el agreste terreno. La siguiente acción se produce el 16 al asaltar con un centenar de combatientes el fuerte Sarra, cubil de la  temida Sahariana, con la que se batirán en terreno abierto al amanecer de la jornada siguiente,  obligándola a replegarse ante un cerco inminente del que escapa de milagro. Cuando los italianos se reagrupan, tratan de recuperar su fuerte, en el que sus nuevos  ocupantes se defienden  como gato panza arriba. Fracasando el intento de recuperación los derrotados italianos serán perseguidos más de 150 Km, pero sin lograr darles caza.

Puesta en fuga la aguerrida compañía de maniobra italiana, la fuerza L se apodera del aduar (Pueblo) y suq (Mercado) de Kufra, emplazando su cañón de 75mm apuntando al fuerte del Taq. Dos aviones tratarán de destruir la pieza sin éxito y tras varias jornadas de escaramuzas e ininterrumpido acoso, el 1  de marzo Leclerc entra en el interior del fuerte bajo bandera de parlamento, hablando así a la oficialidad italiana: ¡Han luchado bien y no tienen nada que reprocharse por capitular! Los italianos deciden finalmente rendirse, pero cuando ven a la lamentable tropa de asedio se maldicen a sí mismos: 200 barbudos mal vestidos y peor armados…

Desde Londres se radia de inmediato a todo el mundo: Kufra es el regreso victorioso de Francia a la guerra. De las tormentas de desierto surge la gallarda figura de Leclerc; en la oscura Europa sometida a la bota nazi, nace una leyenda. Semanas más tarde, en la lluviosa mansión de Tailly, en la Picardía francesa, madame Hauteclocque lee la noticia en la prensa clandestina. Pasará todavía algún tiempo hasta ser informada de forma confidencial, que Leclerc es el nom de guerre que ha adoptado su marido Philippe, Conde de Hauteloclocque.

Al Fezzam

A primeros de abril de 1942 Leclerc es nombrado comandante de las fuerzas francesas libres en África. Desde ese momento este punto perdido en la nada se convierte en una de las bases del LRDG y de las unidades meharistas francesas, que avanzan al alba o bien al anochecer para no ser descubiertas por los aparatos de reconocimiento italianos y que van tomando sus puestos en el desolado Fezzam sin que tales acciones atraigan la más mínima atención de Rommel, quien con buen criterio considera que todo lo que se aleje de la carretera litoral es no secundario sino marginal. Para los aliados, sin embargo, su  mantenimiento supone una auténtica Odisea en cuanto a la logística; partiendo desde el  puerto de Duala en el Camerún o desde Punto Negro en el lejano Gabón, utilizarán todo tipo de medios hasta alcanzar  Fort  Lamy y Bangui en el Chad por carreteras y pistas con muy escasos kilómetros asfaltados.

Campaña del Fezzan

Campaña del Fezzan.

A pesar de las innumerables dificultades, los puestos y fuertes van cayendo cual fichas de dominó: Uad al Kebir (Con la misma etimología que nuestro Guadalquivir, es decir río grande), Qum Al Aranab, Tamisa, Al Qatrum, cuyo fuerte cae por la acción del cabo García que se infiltra en su interior vestido con una chilaba y una vez dentro la lía tan parda como el color de su atuendo… con la ocupación del fuerte de Brak.

El 4 de marzo de 1942, se da por iniciada la ocupación del Fezzam, que no concluirá hasta el 9 de enero  del siguiente año. En ese momento, están a sólo 500 Km de Trípoli,  capital de la Tripolitana italiana y sobre la que marcha el mariscal Montgomery con su VIII Ejército, que la ocupará el 25 de enero. Al día siguiente, lo harán las tropas de Leclerc desde el sur, que hasta este momento ostentaban la denominación de fuerza M, pasando a ser denominados Fuerza L. Esta unidad constituirá la base de la afamada 2ª División Blindada.

Botín capturado en Kufra

Botín capturado en Kufra a los italianos.

Cartago

Montgomery informa a Leclerc que sus ligeras fuerzas no pueden enfrentarse directamente a las veteranas unidades acorazadas del Afrika Korps de Rommel y en su razón cubrirán el flanco más externo de la campaña de Túnez, situándose concretamente entre el gran Erg y Matmata, siendo su punto fuerte el recién conquistado Ksar Rhilane  que pronto será objetivo de la potente 90ª División Ligera. El mando británico aconseja que los hombres de Leclerc se replieguen so pena de ser arrollados, pero este alega que de obrar de esta forma serán aniquilados por la espalda; por ello se hará fuerte en sus posiciones y sólo pide la colaboración de la R.A.F.

El día 10 de marzo se produce el esperado ataque y a pesar de las fuertes pérdidas, los franceses aguantan. La línea Mareth, inicialmente construida en 1940 por los galos como medida preventiva de las quimeras de Mussolini, es rota cerca de Gabes en las fortificaciones de Thirty girls, y poco a poco los norteamericanos presionarán definitivamente desde el oeste tras las operaciones de desembarco en el Magreb (Torch), en especial el 2º CE, y su ataque de pinza por Gafsa que amenazaba con partir al Afrika Korps en dos partes si conseguía alcanzar el Mediterráneo entre Susa y Sfax.

El 8 de mayo de 1943, en la capital Túnez,  capitula von Arnim, ya que Rommel se encontraba en el continente, “curiosamente” aquejado de problemas estomacales. Los españoles se encontrarán con sus paisanos del 8º Ejército, veteranos de Creta, Siria, Eritrea y la mítica Bir Hakeim, así como desertores de las bases de la Francia de Pétain (Vichy) cuyo común objetivo era luchar contra el fascismo y si era con hermanos hombro con hombro, mucho mejor. Fuera de contexto, estos hombres llegarán al refugio  alpino de Hitler en 1945, poco después  de los  yanquis a los que darán certeras lecciones de lo que los españoles entienden como afanar lo justo y necesario…Uno de ellos aún no lo sabe pero ha perdido un hermano en un cercano campo de extermino en Austria y a pesar de no  tener  notificación de tan terrorífica tragedia, orinará en el sillón del Führer en su sala de conferencias ¡No es una venganza equitativa, pero sí muy a la española!

Leclerc

Leclerc charla con una de las tripulaciones de sus carros

Le Caffard

Este  viento del desierto  que nosotros llamamos Siroco parece que posee la capacidad de enloquecer o cuanto menos trastornar a todo aquel que se expone en demasía a sus efectos: hace recordar lo olvidado, añorar lo desprendido, entre otros síntomas parecidos. En una reunión distendida entre Leclerc y el general De Lattre De Tassigny (Un cansino de la talla de De Gaulle que causará estragos en la psique de los oficiales del 3º Ejército norteamericano, Patton incluido, en la campaña europea de 1944-45). De Lattre comentaba sus problemas con los indomables y revoltosos  españoles que comandaba en la campaña italiana Leclerc le interrumpe:

-Sé de qué me habla, he tenido miles de ellos bajo mis órdenes. Sé lo que valen y lo difíciles que son de mandar, pero me ha tocado combatir en unas condiciones que nada tienen que ver con un paseo por los Campos Elíseos parisinos.

Hace un alto para ingerir un trago de su apreciado Calvados y prosigue:

-Pero le puedo garantizar que siempre han respondido como unos valientes…

Orden del día 73

Orden del día nº 73, 24 de noviembre de 1944: el juramento de Kufra se ha cumplido.