News

Pàgina 1 de 31  > >>

abr 20, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Breve ludografía de la campaña de Siria-Líbano, 1941
abr 10, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Nuevo artículo histórico
mar 19, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Nuevo artículo
Noticias
 

Guerrillas etíopes, 1936-1941

La resistencia etíope: los arbegnoch (patriotas), 1936-1941

La caída de Addis Abeba el 5 de mayo de 1936 no supuso el fin de las operaciones militares en Etiopía. De hecho, las guerrillas etíopes continuarían combatiendo hasta 1941, obligando a los ocupantes italianos a emplear recursos que se echarían en falta durante la siguiente guerra mundial.

El nuevo imperio italiano en África fue nombrado África Oriental Italiana (Africa Orientale Italiana) y era regido por el virrey Rodolfo Graziani. Estaba dividida en cinco gobernaciones principales. Las regiones de habla somalí del Ogaden y de la Somalia italiana fueron organizadas en una única gobernación como también lo hicieron las regiones de Eritrea y el Tigré (Eritrea) cuyas poblaciones hablan lenguas muy similares. Las otras regiones eran Harar, Galla-Sidamo y Amara. Aunque inicialmente el distrito de la capital (Addis Abeba) era directamente administrado por el Virrey, en 1939 el distrito de la capital se convirtió en una sexta gobernación (Scioa).

Africa Orientale Italiana

Organización territorial del A.O.I entre 1938 y 1941 (Fuente: Wikipedia).

Aunque los italianos habían conquistador la capital etíope, nunca hubo una rendición oficial: los restos de los ejércitos del Negus se echaron al monte para continuar la resistencia mientras que el Emperador marchaba al exilio en Gran Bretaña. Los líderes de la resistencia fueron inicialmente los antiguos comandantes del Negus Ras Desta y Ras Imru. Los guerreros etíopes estaban mucho mejor preparados para este tipo de guerra debido a su gran movilidad táctica y escasas necesidades logísticas así como por su incuestionable bravura.

Las operaciones militares durante la llamada “fase de estabilización” eran casi siempre ejecutadas de la misma manera. Las columnas italianas, precedidas por fuerzas coloniales (Eritreos, libios, dubats somalís, irregulares Galla) marchaban a pie o en camión siempre que fuera posible, para rodear una región que se pensaba ocupada por los rebeldes. Durante la marcha de aproximación, eran hostigados habitualmente por los rebeldes con fuego de fusilería y ametralladoras, y a veces incluso por alguna vieja pieza de artillería.

Los italianos intentaban rodear y destruir a los rebeldes, los cuales solían con frecuencia romper el contacto gracias a su excelente movilidad táctica y superior conocimiento del terreno local. Asimismo, los italianos quemaron, gasearon y arrasaron cualquier aldea sospechosa de ayudar a los rebeldes. En diciembre de 1936, los italianos declararon oficialmente el fin de las operaciones militares cuando los dos últimos comandantes supervivientes del ejército del Negus fueron capturados o ejecutados. El Ras Imru se rindió (fue enviado al exilio a la isla de Ponza, en Italia, donde permanecería recluido hasta la rendición de Italia en septiembre de 1943) mientras que el Ras Desta fue capturado y ejecutado. Pese a ello, la resistencia prosiguió.

Tropas italianas bajo el fuego

Tropas italianas bajo el fuego en algún lugar del Africa Orientale Italiana.

Amara, Gojjam y Scoia eran el núcleo principal del imperio del Negus y la principal fuente de problemas para los italianos. En estas regiones, los italianos sufrieron constantes ataques e incluso un intento de asesinato contra Graziani (en febrero de 1937) el cual reaccionó desencadenando una brutal represión. El virrey italiano ordenó que

Cualquiera que fuera hallado cometiendo actos de violencia, saqueo o incendio debe ser ejecutado. Cualquiera que sea encontrado en posesión de armas debe ser ejecutado. Cualquiera que no entregue sus armas a las autoridades italianas dentro de un plazo de 24 horas deberá ser ejecutado. Todos los rebeldes hechos prisioneros deberán ser ejecutados. Autorizo… la ejecución de una campaña sistemática de terror y exterminio, incluyendo el uso de gas venenoso… contra los rebeldes y contra cualquiera que les apoye.

Como suele ocurrir en estos casos, estas medidas draconianas lo único que consiguieron fue animar la resistencia.

Graziani

Graziani, “el carnicero de Etiopía”. Con los británicos no lo tendría tan fácil.

Los brutales métodos de Graziani le hicieron ganarse el apodo de “carnicero de Etiopía”: sus atrocidades incluyeron la deportación de los nobles de Amara y Scioa, así como un plan (nunca llevado a cabo) para ejecutarlos a todos. También fue responsable de ordenar la ejecución de todos los monjes y de un gran número de peregrinos en el antiguo monasterio de Debre Libanos, pues sospechaba que el clero etíope estaba implicado en el intento de asesinato. Las fuentes etíopes afirman que hasta 30.000 etíopes fueron ejecutados durante la llamada masacre de Yekatit 12 (Yekatit 12 es la fecha equivalente en el calendario etíope al 19 de febrero del calendario gregoriano).

Pacificando etíopes

Pacificando etíopes.

Tras el fracaso de la mano dura de Graziani, Mussolini decidió que era necesario emplear otros métodos. Los italianos pusieron en marcha un “gobierno por delegación” como el empleado por los británicos en India, cediendo cierto grado de poder a la nobleza local.  En noviembre de 1937, el duque Amadeo de Aosta reemplazó a Graziani. El nuevo virrey puso en marcha nuevas políticas que trataban de ganar el apoyo de la nobleza local mediante la construcción de carreteras, hospitales y escuelas, o aboliendo la esclavitud y otros privilegios feudales. No obstante, a comienzos de 1938 estalló una nueva revuelta en el Gojjam, aunque fue rápidamente reprimida. Para comienzos de 1940, la inteligente política de Aosta había conseguido que el Ras Sejum Mangascia, Ras Ghetacciu y Ras Kebbede se rindieran al Imperio italiano; los arbegnoch etíopes habían quedado reducidos a un puñado de partidas rebeldes que operaban en la zona del lago de Tana y del sur del Gojjam. No obstante, la entrada en la guerra de Italia en junio de 1940 contra Gran Bretaña significó la llegada de consejeros, armas y recursos británicos que ayudaron a reanimar la rebelión.

El objetivo, en palabras del comandante local Wavell, era “…emprender acciones en el Sudán y Kenia para debilitar gradualmente la posición italiana… eliminar toda amenaza contra el Sudán y Kenia, reducir el peligro sobre nuestras comunicaciones en el Mar Rojo, y aumentar la revuelta en Abisinia hasta tal punto que ocupe todos los esfuerzos italianos al completo”. En agosto de 1940, los británicos crearon Mission 101 al mando del Coronel Daniel Sandford, antiguo consejero del Negus.

El objetivo de la Mission 101 era contactar con los patriotas y suministrar dinero y armas a todos los líderes que aceptasen combatir contra los italianos. La Mission 101 organizaría “centros operacionales”, esto es, cuadros de oficiales y suboficiales que suministrarían armas, entrenamiento y coordinación a los arbegnoch de la región del Gojjam.

Mussolini

En 1936, los italianos excavaron una gigantesca estatua de Mussolini mirando en dirección a la llanura de Adua, para señalar que habían “vengado” su derrota en aquel lugar en cuarenta años antes. Tras la liberación del país los etíopes destruyeron la estatua. Hubieran hecho gala de un sarcástico sentido del humor si lo hubieran dejado en su lugar.

La brutal campaña de guerrillas librada entre 1936 y 1941 costó a Italia 13.000 muertos y 140.000 heridos (incluyendo tropas coloniales) así como centenares de miles de millones de liras. Entre 1935 y 1941, la conquista y pacificación de Etiopía supuso un enorme esfuerzo económico para Italia. Este conflicto, combinado con las campañas militares de España (1936-1939) y Albania (1939) absorbieron nada menos que un 51% de todo el presupuesto del estado italiano durante el período. Este gasto de dinero y recursos tuvo un tremendo impacto sobre el nivel de preparación de las fuerzas armadas italianas en 1940.

En pocas palabras, la resistencia etíope desgastó de forma importante al ejército italiano, y esto tendría importantes consecuencias de cara al resultado final de la Segunda Guerra Mundial.

La Simulación

Mission 101 counter Lion of JudahEn el escenario 1940-41 de Lion of Judah, el jugador aliado intenta reclutar guerrillas entre las unidades de tres facciones tribales al comienzo de cada turno de juego. El jugador aliado puede escoger cinco hexes no ocupados por unidades italianas en las regiones de Amara, Gojjam y Scioa, lanzando un dado para reclutar nuevas unidades de guerrilla en tales hexes. Cada tirada es modificada por el nivel de prestigio italiano; cuanto más bajo el nivel de prestigio italiano, más posibilidades de reclutar más unidades de guerrilla con las que hostigar a las fuerzas italianas. El jugador aliado también cuenta con la ficha de la Mission 101, que añade un modificador a la tirada de dado para reclutamiento de rebeldes, aunque para ello sea necesario gastar recursos (representados en el juego por medio de Puntos de Recursos).

En este escenario, no es posible ganar con el aliado únicamente empleando operaciones convencionales, pues esto le permitiría al italiano tener manos libres para concentrar reservas y lanzar fuertes contraataques contra las ofensivas británicas procedentes de Kenia y Sudán. El jugador aliado debe emplear todos sus recursos, así como unidades especiales como la Mission 101, para crear nuevas guerrillas que puedan hostigar la retaguardia de las fuerzas de ocupación italianas.

Blockade Runner Event C3Por su parte, el jugador italiano debe mantener su nivel lo más alto posible, lanzando ataques limitados contra los territorios británicos como el Sudán o la Somalia británica (aunque para ello deba gastar recursos irremplazables que serán necesarios más tarde). El jugador italiano recibe un número de puntos de recurso al comienzo de la partida y no podrá recibir más a no ser que saque el evento “blockade runner” que simula la llegada de un mercante desde el Japón con suministros.

 

 

BANNER