News

Pàgina 1 de 31  > >>

abr 20, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Breve ludografía de la campaña de Siria-Líbano, 1941
abr 10, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Nuevo artículo histórico
mar 19, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Nuevo artículo
Noticias
 

IVª guerra púnica

IVª guerra púnica, Patton en Sicilia (Operación Husky)

por Enric Martí

 

No estáis aquí para morir por vuestra patria,

sino para que el enemigo muera por la suya.

George Smith Patton

Nacido  el 11  de  noviembre  de  1885 en San Gabriel  (California)  en  el seno de  una familia pobre,  su inclinación a seguir  la carrera castrense se manifestará muy temprano. En 1909  se licenciará en West Point; ese mismo año entrará a lomos de su caballo en la casa de sus suegros, subirá por las escaleras con su montura hasta la terraza dónde  pedirá  la mano de Bea. Ante la negativa del padre, esta se declarará en huelga de hambre hasta conseguir el consentimiento.

Recibirá  su  bautismo  de fuego a las órdenes del general Pershing  en  la  persecución  de  las huestes de Pancho Villa en sus incursiones en territorio norteamericano  en 1916. Con la entrada de EEUU en la Gran guerra, Patton de nuevo bajo el mando de Pershing conseguirá su primera condecoración al seguir junto a seis soldados rasos la estela los tanques en el frente del Mosa ¡Un precoz panzergrenadier!  Cuando la guerra se acerca a su final, organiza en la inmediata retaguardia una escuela de adiestramiento en el manejo y empleo de carros de combate.

Durante los años de entreguerras, seguirá progresando en el desarrollo de éste arma: escribe escribirá varios manuales, una narración de sus experiencias en la Gran  guerra,  y además obtiene el título  de piloto de aviación sólo para conocer de primera  mano la actuación de esta arma y su forma de apoyo a las unidades de tierra.  Durante  su destino en  Hawaii logrará ser un auténtico lobo de mar, de nuevo sólo para saber orientarse y proyectar sus conocimientos en terrenos carentes de referencias geográficas: ¡el Sáhara!

Antorcha

Cuando los Estados Unidos entren en el conflicto, Patton estará al mando del primer cuerpo acorazado, con  el que participa en los desembarcos en los territorios de la Francia de Vichy en África del Norte  (Operación  Torch)  el  8 de noviembre de 1.943, sus unidades desembarcan en Fadhalla, Port Lyautey y Safí.

Su objetivo  es  la  capital  marroquí  del protectorado:  Casablanca. Patton ordena emplearse a fondo contra unos franceses que sólo pretenden  formalizar una resistencia  por  el  que  dirán… con  lo  que  la  reacción francesa obra en consecuencia,  con  un  inútil  balance  de  3.500 bajas francesas  y  800  norteamericanas  que hubieran  podido  evitarse  empleando un poco de mano izquierda. La ciudad capitulará cuando los aviones ya estaban en el aire y la artillería naval se preparaban para laminarla.

Más tarde ostentará el mando del  IIº CE,  que sufrirá  la  desagradable  sorpresa  de  Kasserine, último coletazo de Rommel. Aunque Patton no tuvo una responsabilidad directa sí que tomará buena nota de la letalidad de las unidades alemanas, fuera cual  fuese su estado y composición. Deberá delegar el mando a Omar Bradley para preparar la siguiente operación: la invasión de la  isla  de  Sicilia (operación Husky),  operación preferida y planificada por los británicos británicas. En  1940  (operación “Influx”)  y  1941 (“Whipcord”)  los   ingleses   planeaban   el   desembarco   en   la   isla  mediterránea. No obstante, los norteamericanos, con su siempre sentido práctico, optaban por  Cerdeña como trampolín hacia el valle del Ródano, Estrasburgo y de ahí al corazón del Reich.

Al píe de la bota

Al  mando  del  VIIº E, pondrá  el  pie  en tierra en la colina del Whisky cerca de Gela desde su navío de mando Monrovia, un día después de iniciarse los desembarcos. De forma inmediata se verá  inmerso  en  el  tardío  contraataque  alemán llevado a cabo por las divisiones Hermann Goering y Livorno. Sólo un cúmulo de circunstancias salvarán a la 1ª Div. de infantería de una hecatombe;  el  fuego  naval,  el  desembarco  in  extremis de  4  batallones  de  la  reserva, el  contraataque  de una veintena de Shermans  M4 y el  valeroso  comportamiento de la  infantería con su bazzokas que  si bien nada positivo  conseguían  contra  los temibles Tiger (16 en total) podían dar buena cuenta de los Pz III y IV. Pasado el peligro, George recorrerá la playa al encuentro de su amigo William Donovan, un excéntrico millonario que había  acudido  a  la  carrera  desde su barco para agarrar un Garand M1 y rechazar a las columnas italianas; tras el almuerzo, Patton reflexiona:

-¿Sabes Bill? hay dos cosas en la vida que me encantan: follar y luchar

Bill asiente y confirma ¡Sí George, y además por ese orden!

 

DUKW

Un anfibio DUCK, pasmo del Eje en Sicilia (Foto autor)

Eisenhower llega el día 12 de julio sumamente enojado por la forma en que se han dirigido las operaciones. Pronto se añadirá más leña al fuego; tiene lugar el fratricidio del 504º Rgto. de la 82ª Div. Airborne “All American” de  Ridgway (Apodado tetas de hierro por llevar una granada y un botiquín metálico en cada una de sus trinchas a la altura del pecho). El 504º debía efectuar una salto nocturno para reforzar el debilitado frente, pero fue acribillado por la artillería antiaérea aliada. Nunca se ha esclarecido quién inicio el fuego; algunas fuentes alegan que la llegada de los C-47 Dakota coincidió con un ataque de la Luftwaffe….la tragedia tiene la magnitud que todos imaginamos y no son pocos los paracaidistas que son abatidos en tierra. Tuvieron lugar numerosos dramas, como el de un teniente cuyo avión consigue amerizar pero que es acribillado por la Navy. Milagrosamente llegará exhausto a la playa donde será abatido por un certero disparo en el rostro…

El incidente será silenciado  durante mucho tiempo por razones de moral y para evitar alarmar a la opinión pública. Las fuentes difieren en la cifra de bajas: desde la  candidez  oficial que las cifra en algo menos del medio millar, lo cierto es que en el inventario de las 82ª aerotransportada faltan 1.400 hombres y a ello habría que añadir las tripulaciones de los transportes...

Estabilizado el frentes y conseguidos los objetivos inmediatos, Patton vuela Túnez a solicitar permiso para proseguir hacía el norte, cosa que logra sin demasiados contratiempos pues Montgomery avanza muy lentamente por la costa oriental ¡Qué raro! En ese sector se concentran la resistencia alemana.

Sus tropas entrarán sin despeinarse el Trapani y tras tres débiles ataques alemanes, entran en la capital Palermo con un Patton exultante que ansía ganarle a Monty la partida y llegar primero a Messina avanzando a lo largo de la costa norte de la isla.

Residencia Patton Palermo

Aquí pernocto Patton en su estancia en Palermo (Foto autor)

Un día de furia

El 3 de agosto de 1943, se producirá uno de los accidentes más conocidos en la estrambótica carrera de Patton que le ocasionará terribles consecuencias, incluida su degradación en el escalafón frente a otros  miembros de  menor  valía  y notoria mediocridad,  pero dotados de una diplomacia de la  que él carecía. Visitando el 15º Hospital de campaña cerca del pueblo de Nicosia, se cruzará con  el soldado Charles H. Kuhl, del 26º Rgto. de la 1ª División de infantería, aquejado de fatiga de combate.

-Soldado ¿Dónde te duele?

-Supongo que no puedo aguantarlo- contestó Charles.

Patton lo abofeteo con sus guantes gritando  ¡Sal inmediatamente de aquí,  no puedes estar con estos americanos valientes que han sido heridos  en combate! Agarrándolo de la camisa,  lo echo de la tienda de una patada en el culo con la punta de sus botas de montar. Patton escribiría en su diario ¡Lo mandé al diablo, uno tiene a veces que pegar a un niño para enderezarlo!

Una semana más tarde, en el 93º Hospital de campaña cerca de Santo Stefano, se encuentra con el soldado Paul G. Bennett del 17º Rgto. de artillería, quien sin venir a cuento expone al general.

-Son los nervios. Oigo como se aproximan las bombas, pero no oigo como explotan.

¿De qué habla? ¿Qué le pasa? ¡No eres más que un cobarde, gallina, hijo de puta. Tendrían que llevarte al paredón y fusilarte. Yo mismo debería pegarte un tiro aquí mismo, maldito llorica cobarde! Desenfundo su Colt mientras abofeteaba a Paul, sale de la sala, pero al instante vuelve a entrar y esta vez el puñetazo fue de tal magnitud que el casco M1 voló por los aires;  minutos más tarde entre  sollozos declaraba  ¡Me hierve la sangre  de  pensar que  puedan colmar de mimitos a un puto gallina de éstos!

En  ejércitos  totalitaristas  como  el alemán  o  el soviético  estos  hechos ni siquiera hubieran sido reseñados y sin duda hubieran tenido más trágicos desenlaces para con los soldados, pero en una opinión pública puritana e infantiloide que tenía un concepto subliminal de enviar a sus muchachos a un precoz Euro Disney…

costa norte Sicilia

Costa Norte de Sicilia en las cercanías de Santo Stefano (Foto autor)

La lucha continua

A  pesar  de  que  los  italianos  daban  signos de evidente  flaqueza,  los 40.000  alemanes que aún permanecen en  la isla seguían defendiendo con firmeza la línea  Etna, que , rodeando el  flanco  meridional del volcán desde San Fratello, alcanzaba el mar Jónico por encima de Catania. El avance norteamericano por la costa norte siguió dos ejes; uno con la 3ª Div. de  infantería  (Truscott)  y  otro  con la 1ª Div. de infantería (Allen) que  tomará Enna, Gangi, Sperlinga y Cerami, pero pronto lo 15ª Div. panzergrenadier se fortificará en las cercanías de Troina.

Etna

El mítico volcán Etna (foto autor)

El 1 de agosto, el 39º Rgto. avanza hasta llegar a menos de dos kilómetros de la población, pero es repelido por un nutrido fuego y el  contraataque de los granaderos. Uno de sus batallones es reducido a la mitad, su jefe exclama ¡Hay un montón de cabrones ahí, maldita sea!

Ahora se intentará flanquear las posiciones alemanas, mientras los Long Tom de 155mmm se emplean con profusión;  informando  al coronel del regimiento que la artillería ya llevaba un millón de dólares gastados en munición, éste le contesta: ¡Da igual, gastemos otro milloncito!

El 3 de agosto prosigue el asalto, pero el 16º Rgto. es paralizado por el rabioso ataque de los panzer; sólo el apoyo de la artillería le salvará de una segura catástrofe. En el otro flanco, el dominio de la colina  1035  motivará una serie de sangrientos combates; por fin, el día 6 entrarán en la desierta población.  El mariscal  Kesserling  había  ordenado  el repliegue hacía Cessaro; por su parte, la Hermann Goering iniciaba la retirada de Catania.

La 9ª Div. que ha sustituido a la 1ª, ocupa Randazzo, una mediana población en la que sólo quedaban cinco casas habitables. El siguiente objetivo es la toma del monte Cipolla  para  cortar  la  retirada  de  la  29ª Div. panzergrenadier y  para  ello  se  diseñará  una pequeña  operación  anfibia,  con  evidente  desagrado  por  parte  del  general  Truscott  que  es atajado por Patton que lo abraza, mientras ordena: ¡Tomemos una copa, el whisky lo pones tú!

El desembarco en la noche del 11 de agosto empezará de forma funesta para los hombres del 2º batallón  que  vieron  como  el  Philadelhia los apoyaba de una forma breve ante el temor de la Luftwaffe, retirándose precipitadamente  en dirección a Palermo. La aparición de la fuerza aérea sólo traerá como resultado sensibles pérdidas por fuego amigo ¡Qué afición tienen los yanquis a dispararse entre ellos!  Al amanecer del día siguiente, serán rescatados de su cerco por el 30º Rgto., mientras los alemanes huyen hacía cabo Calavá: a la cabeza de la columna  de  rescate en un descapotable se distinguía la figura singular de Patton.

El  26  de  julio,  Berlín  ordena  iniciar  los preparativos para la evacuación de la isla, operación  Lehrgang (Currículo). La defensa de la trascendental Messina se designará al coronel Hans Baade, quien erizará la ciudad con quinientos cañones, medidas innecesarias pues la operación se efectuará  con  una  total  pasividad  de  los  aliados. Como comentará posteriormente un oficial alemán: “Aprovechamos los hábitos anglosajones: su sagrado desayuno y la hora del té”

Lograron escapar cuarenta  mil  alemanes  y  setenta  mil  italianos: ¡los  conceptos  cerco  y arrasamiento no llegaron a ser sintetizados por los aliados en todo el conflicto, un lugar clave en esta  incompetencia  la  merecen  sus  marinas,  siempre  celosas  de unos navíos que pocos años después serán pasto del desguace!  Todo  esto  puede parecer  detalles  fútiles e irrelevantes pero si estudiamos la próxima campaña en la Italia continental y las unidades alemanes que se dieron a la fuga: 1ª Div. paracaidista, Hermann Goering, 15ª  y 29ª Divs.  panzergrenadiers, nos haremos una idea de las muchas bajas que podrían haberse ahorrado los aliados...

A media mañana del martes 17 de agosto,  Patton  entraba  en  Messina  bajo  el  fuego  de  la artillería  alemana del otro lado de estrecho; un coronel de su séquito resultó herido.  La artillería norteamericana responderá al instante, siendo el cañón apodado Drafte el primero en efectuar fuego de contrabatería.

Las consecuencias a las bofetadas de Patton no tardarán llegar, en el intervalo se pavonea como un antiguo  Tribuno  mientras  sus  agotadas tropas le  jalean ¡Geor-gie! ¡Geor-gie! un anónimo soldado comenta a un  compañero ante el desfile:  ¡Este puto general dice demasiados tacos,  joder!

ORDEN DE BATALLA:

7º Ejército estadounidense

Operación Husky. Sicilia, julio-agosto de 1943

George S Patton

I Cuerpo de ejército    General G Keyes

2ª Div Acorazada    H Galley

3ª Div Infantería  L. Truscott

82ª Div Paracaídista     M. Ridgway

 

II Cuerpo de ejército General O Bradley

1ª Div. Infantería  M Allen

45ª Div. Infantería T Houston

9ª Div. Infantería M Eddy

Rangers W Darby


“Adelante, siempre adelante, hasta gastar

la última bala y la última gota de gasolina.

Después, adelante y a pie”

George S. Patton