News

Pàgina 1 de 31  > >>

jun 6, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
La División Azul, 1941-1943
abr 20, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Breve ludografía de la campaña de Siria-Líbano, 1941
abr 10, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Nuevo artículo histórico
Noticias
 

Batalla de Aragón 1938

Delirios y sombras: la batalla de Aragón, 1938

por Enric Martí

¿Y estas cantando?...!¡Y no lloras!...
Aragón, Cataluña, España:
ya sé lo que es el orgullo:
es tenerte a ti por Patria.


Antonio Ruiz

Finalizado el terrible choque de carneros de Teruel, una más de las poco imaginativas  y muy sangrientas batallas de la guerra civil en la que ambos bandos sufrían un descomunal desgaste, del cual la República sufría las peores consecuencias ante sus peregrinas fuentes de suministros de armamento y material. Franco cambia de nuevo su plan anterior de volver atacar  la capital desde  la misma área desde la que lo intentaron los  italianos el año anterior  (Guadalajara, marzo de 1937) y, haciendo suyo el despliegue planeado por Vigón y que finalmente dará el mando supremo a Dávila, para tratar de romper el frente en Aragón en tres fases. Las dos primeras fases se efectuarán  al Norte y al Sur de río Ebro. Para la operación, la mejor trazada  y  mejor  ejecutada de toda la guerra contará con seis Cuerpos de ejército y una agrupación  independiente de enlace (un total de 25 divisiones), 8 al Norte, 14 al Sur y 3 en el sector de Teruel.

En el bando contrario, el jefe de EM del Ejército Popular, Vicente Rojo, estudia las posibilidades de recibir el próximo golpe: en Madrid, en el sector levantino, tratando de alcanzar el Mediterráneo desde la base de partida del frente de Teruel (sin tener que desplegar  de nuevo a las tropas atacantes) o bien el sector de Belchite, apoyando el flanco izquierdo en el Ebro. El frente republicado es defendido por el Ejército del Este desde la frontera francesa a Vivel del Río, desde aquí a Valcedebro desplegaba el Ejército de Maniobra, en torno a Teruel el Ejército de Levante y como reserva quedan el V (Modesto) y XXII CE (Ibarrola). 22 divisiones en total.

ruinas de Belchite

Ruinas de Belchite en junio de 2005 (Foto autor)

El día que se hundió el Baleares

El 9 de marzo de 1938, la agrupación de Sur de Ebro se lanza a la ofensiva: los republicanos, ante la evidencia del ataque, han sido reforzados con la 35ª Div. Internacional (Walter). El sector lo cubren el XII CE (Sánchez) con las 44ª,  24ª  y  30ª divisiones, y el XXI CE (Peres): 34ª,  70ª, 19ª  y 27ª divisiones. El XII CE apenas resiste el envite y huye en desbandada, en especial los hombres de la 24ª división (Yoldi) que no han podido resistir ser laminados por las 260 bocas de fuego que apoyan la ruptura del CE Marroquí (Yagüe) que además es apoyado por los carros alemanes de la Legión Cóndor ¡Moros y nazis, sin duda una sórdida  combinación!  El día 12 de marzo este cuerpo  como tal deja de existir como unidad de combate, mientras a su izquierda, el XXI CE defiende el terreno con enconada determinación.

Batalla de Aragón 1938

El día 11, los republicanos trazan una nueva línea de defensa tras el río Martín. Es guarnecido por el XVIII CE (Fernández), quien divide sus fuerzas en tres agrupaciones formadas por sus propias unidades, la 35ª  Div., los restos dispersos del XII CE, y refuerzos llegados a toda prisa del Norte pertenecientes al Ejército del Este. Al día siguiente, tan improvisada defensa salta en pedazos: el CE Marroquí y el C.T.V. italiano (Berti) persiguen de cerca a los sobrevivientes. Las divisiones 44ª (Muntané) y 24ª (Yoldi) cruzan el Ebro hacia el norte antes de ser copadas y aniquiladas, mientras el resto de unidades huyen dirección a Caspe -Alcañiz.

Para la defensa de Caspe se organiza otra  agrupación al mando de Reyes que es reforzada con unidades llegadas de Andalucía; ésta resistirá con tenacidad los días 14 al 17, dando tiempo a organizar una nueva línea de defensa tras del río Guadalope, sobre el que desde el día 11 han ido desplegando las tropas de los V (Modesto) y XXII (Ibarrola) CE, las cuales enlazan con el XXI que se ha ido retirando en orden a pesar de tener su flanco derecho totalmente al descubierto. Esta última resistencia logra de forma momentánea detener el arrollador avance de los nacionales, ocasionando el inicio de la segunda fase de las operaciones.

BT-5 capturados en Caspe

BT-5 republicanos capturados en la carretera de Caspe.

El frente de Blair

Eric Blair, más conocido como George Orwell, había participado en los intentos republicanos de tomar Huesca. En su obra Homenaje a Cataluña (Homage to Catalonia) no pierde ocasión en poner a bajar de un burro a los españoles y con especial saña a los catalanes (El gobierno de la Generalitat le ha dedicado una de la más céntricas plazas de la ciudad Condal, señal evidente de que política y lectura no hacen buenas migas, pues albergo serias dudas de que algún político haya leído la citada obra).

Tras páginas y páginas de loas y elogios al ejército de su Graciosa Majestad y de pullas y chascarrillos a costa de los sufridos milicianos, llega el momento de que el verbo se haga carne; en su primer combate confiesa sin tapujos que en tierra de nadie se defecó en los pantalones, lanzo una granada a sus propios camaradas y tuvo que ser retirado con un ataque de histeria por un joven teniente español de sólo diecisiete años ¡God save the Queen!

La segunda fase de la ofensiva nacional da comienzo el 22 de marzo contra un Ejército del Este previamente debilitado por la cesión de unidades para contener la ruptura del Sur del gran río. El CE de Navarra (Solchaga) destroza las consolidadas posiciones republicanas alrededor de la ciudad de Huesca, mientras el CE de Aragón (Moscardó) empuja hacia el Este, apoyado por el CE Marroquí (Yagüe) que desde el Sur cruza el Ebro por Gela y Quinto el día 23 y derrota a la  agrupación Martín Barco. La desbandada adquiere tintes de desastre: en esta jornada, Rojo comunica al ministro de la guerra: “El problema básico es que las tropas son poco consistentes” ¡El que no llega a las uvas, dice que están verdes!  El  XI CE se  retira en dirección a Cataluña, mientras el X CE (Gallo) aprovechando los valles de los cauces fluviales del Cinca,  Esera y los dos Nogueras, lo hace hacia el Pirineo. La 43ª Div. (Beltrán) constituirá la afamada bolsa de Bielsa con su retaguardia en la frontera; la 31ª Div. (Navarro) se retira a Francia retornando desarmada por Port Bou (Gerona).

Rojo moviliza y saca refuerzos de dónde puede, todo con un aire de  improvisación, falta de cohesión  y carencia de reacción alarmante. Ya durante la postguerra habrá tiempo para excusas, alegaciones y valladares para que nadie asuma la responsabilidad del desastre. De momento, las divisiones 16ª (Güernes)  y 46ª (González) del frente de Madrid se dirigen hacía la amenazada Lérida, la 27ª (Usatorre) se encamina desde Valencia a defender los estratégicos embalses que suministran energía a la vital industria catalana ¿Cómo pudo ser que centros tan sensibles para el devenir de la guerra se defendieran con tan poco y tan mal? La 34ª (Vega) y la 66ª (Bravo), junto a varias brigadas sueltas, al frente Sur del río. El ejército de Maniobra se refuerza con las divisiones 45ª Internacional  (Hans), 3ª (Tagüeña) y las divisiones “Andalucía” y “Extremadura” constituidas con unidades ad hoc procedentes de esos frentes. El general Pozas, jefe del Ejército del Este, totalmente  desquiciado por los sucesos, es sustituido por Perea.

Mientras tiene lugar esta restructuración republicana, el CE de Navarra aniquila los restos del X CE, mientras que los CEs de Navarra y Marroquí confluyen en Lérida tras dejar a numerosas unidades enemigas embolsadas en la zona desértica de los Monegros. Tras tomar la zona fortificada de Fraga el día 27, la  primera capital catalana a su alcance se prepara para el inminente asalto.

Captura de Fraga

Captura de Fraga por las tropas nacionales

El día 4 de abril, Lérida cae en manos de Yagüe tras una enconada resistencia de los hombres de El Campesino (González) que, como en Teruel, será de los últimos en cruzar el Segre hacia el este.  Esta vez parece que González no quiso asumir las pérdidas anteriores de la impetuosa retirada de la capital aragonesa y coaccionó, de forma psíquica y física, con su despanzaburros (Subfusil) a los civiles en retirada, para que cedieran gentilmente  los vehículos a sus tropas.

Combates en las calles de Lérida

Combates en las calles de Lérida. Tropas de la 46ª división defienden la ciudad.

Simultáneamente, caen en mano de otras unidades nacionales los embalses de Camarasa, Tremp y San LLorenç, a la vez que se establecen cabezas de puente sobre el Segre en Balaguer  y Serós que son objeto de furiosos contraataques por parte de las reservas acumuladas, que de momento frenan la inercia de la ofensiva, aunque aún así ante ellos se extiende la llanura  central catalana y sólo los pequeños puertos del Ordal y del Bruc les separan de la capital, segunda ciudad en importancia de dominio gubernamental.

Tossal del Merengue

El Merengue el punto más fuerte de la cabeza de puente de Balaguer (Foto autor)

La llegada al mar

A pesar de las patibularias explicaciones de los hagiógrafos del régimen (En especial José Mª Lojendio y Manuel  Aznar, el abuelo del ex presidente)  sobre el contra natura comportamiento de Franco cuando se negó a avanzar sobre Cataluña y finiquitar la guerra ese mismo año y la consabida rabieta y pataleo de Yagüe, la última fase de la ofensiva orbitará de nuevo al Sur del Ebro.

El 29 de marzo, la Agrupación García Valiño, con la 1ª Div. (García) y la Div. de caballería (Monasterio), rompe la  línea del Guadalope en el sector defendido por las 35ª y 45ª divisiones. Su derrota arrastra a la 11ª (Líster) y 3ª (Tagüeña), que hasta entonces habían conseguido frentar el avance del C.T.V.  El implacable Modesto, el alumno más aventajado de los hombresmade in Moscú,  organiza con premura una nueva línea en los ríos Algars y Matarraña, que, cómo no,  es rebasada por García Valiño el 1 de abril, quien se infiltra con audacia sin atender a sus flancos contra un adversario al que juzga con acierto incapaz de reaccionar o contraatacar y que  como un autómata se repliega de línea a línea, en un rígido y poco imaginativo concepto de maniobra, sólo achacable a un mando supremo carente de nervio y de oficio y que descarga sobre los mandos sobre el terreno la responsabilidad de asumir unas órdenes que él no ha sabido dar, y que se limita a lanzar las reservas sin ton ni son.

División Monasterio

Caballería nacional en marcha hacía el Mediterráneo

En Gandesa, ya en tierras catalanas de la Terra Alta, se recrudece la resistencia pues aquí los ejes de progresión se adelgazan por el desgaste y el terreno encajonado de la abrupta orografía. De nuevo, mientras el C.T.V empuja de frente, Valiño realiza una finta por el Norte a través de la sierra de la Fatarella, desbordando a los defensores y amenazando con alcanzar el Ebro por la cubeta de Mora y cortar  su vía de escape.  Ese mismo día 4 de abril, el Cuerpo de Galicia (Aranda) entraba en Morella, capital del Maestrazgo; allí el olor a sal flotaba en el ambiente. Por aquel entonces Vicente Rojo emite un comunicado  oficial: “Parece que el objetivo del enemigo  es alcanzar el mar” ¡Qué prodigio de intuición a la par de asombroso talento!

Líster se afianza en las gargantas de Xerta y Pauls, en el curso bajo del Ebro, paralizando de nuevo a los italianos como en Guadalajara  (lo conseguirá en una tercera ocasión, en enero de 1939, en la batalla de Borjas Blancas), mientras a su izquierda Tagüeña resiste con bravura en los puertos de Beceite. La promesa de Franco al Duce de que el C.T.V. sería el primero en alcanzar  el Mare Nostrum queda frustrada por las circunstancias; en su razón el empuje oscilará hacia la derecha con el CE de Galicia y la Agrupación García Valiño, que rompen el frente del XXI CE y avanzan con rapidez por la carretera Morella-Vinaroz. A su vez, los nacionales pivotan sobre su izquierda, cogiendo de flanco el despliegue  de Tagüeña, quien pese a todo se pega al terreno para dar tiempo a que tropas y pertrechos crucen al otro lado del Ebro para guarnecer a Cataluña, que no tardará en quedar aislada.

15 de abril de 1938

15 de abril de 1938.

El 15 de abril, la 4ª Div. (Alonso) llega  a las playas de Vinaroz, mientras la 5ª Div. (Sánchez) lo hace unos kilómetros más al Norte. El día 19, los últimos contingentes de Líster cruzan el Ebro  perseguidos con inquina por el C.T.V., que se ha visto impotente en su intención de coparlos; tras ellos los zapadores vuelan los puentes. La  República ha quedado partida en dos: estratégicamente ha sido la maniobra más brillante del conflicto.