News

Pàgina 1 de 32  > >>

jul 7, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Se cumplen estos días 80 años de la batalla de Brunete
jun 25, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Ludografía: la División Azul
jun 6, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
La División Azul, 1941-1943
Noticias
 

Colinas de Seelow, abril de 1945. Muerte y Transfiguración

por Enric Martí

 

Hay que destruir al enemigo en el camino más corto de acceso a Berlín. Hay que tomar al asalto la capital de la Alemania fascista e izar en ella el emblema de la victoria.

Mariscal G. Zhukov, 15 de abril de 1945

 

Monumento Seelow

Museo de la batalla (Foto autor)

Los melómanos de Berlín tenían una cita ineludible a las 17:00 horas del 16 de abril de 1945 en la Beethoven Salle, que seguía en pie milagrosamente entre las ruinas de los bombardeos: Robert Heger dirigiría a la filarmónica de Berlín en la que sería su último concierto en la ciudad. el programa incluía la apertura de Egmont de Beethoven, el concierto para violín y orquesta de Brahms, y Muerte y Trasfiguración de Strauss. A la salida, niños de las juventudes hitlerianas ofrecían a los asistentes píldoras de cianuro.

La víspera, los comandantes soviéticos llevaron banderas rojas a las líneas avanzadas (situadas a cien kilómetros escasos de la capital) e hicieron entrega de ellas a los frontoviki (combatientes veteranos) más destacados del 1er Frente Bielorruso (Zhukov). En una noche sin nubes y sin luna los hombres de tres Frentes que se emplazaban a lo largo de 400 Km de frente en la línea del río Oder, juraron cumplir fielmente con su misión y se pusieron en marcha…

T-34 Vladimir Maiakovsky

El T-34 "Vladimir Mayakovski" en las calles de Berlín

La madrugada del fin de los tiempos

A las 5 de la madrugada de aquel 16 de abril, 40.000 cañones abrieron fuego durante 25 minutos. En el sector centro, a los 23 minutos del cese del bombardeo un potente haz de luz se elevo verticalmente hacía las estrellas: era la señal convenida para que 143 reflectores provenientes de la defensa antiaérea de Moscú iluminarán de forma horizontal el asalto de los Ejércitos 3º (Kuznetsov), 5º de asalto (Berzarin), 8º de la Guardia (Chuikov) y 69º (Kolpakchi). A pesar de que el intervalo entre proyector y proyector era de 200 metros, apenas se podía vislumbrar nada a través de la espesa nube de polvo que la artillería había creado en la tierra de nadie. En menos de tres minutos, los comandantes de las unidades vieron desaparecer a sus hombres en la niebla y tras ellos se dirigieron para no perder la cohesión…

Esta argucia no dio el resultado esperado por Zhukov: al norte, Rokossovski retrasará el ataque por problemas logísticos, y en el sur Koniev cubrirá su ágil avance con fumígenos). Consiguió un ambiente dramático y poco más; lejos de cubrir a a los asaltantes, cegaba a los soldados, muchos de los cuales buscaron cobijo y esperaron a que amaneciera. Mientras tanto, la nube de polvo ascendió un Km, impidiendo la intervención de los aviones de ataque al suelo Pe2 y Sturmovik.

Contrariamente a lo que afirman las numerosas fuentes filo nazis, la escasa progresión del ataque no se debió a la heroica resistencia de los últimos paladines del Führer, sino al campo de batalla en sí: de la ribera izquierda del río a los altos de Seelow, última barrera natural hasta Berlín, de la que distan unos 85 Km, es una inmensa llanura sin accidentes topográficos que en aquel entonces estaba entonces totalmente encharcada por los deshielos de primavera y profusamente minado. Contaba (y cuenta) con una red viaria muy secundaria, que dejará a los carros de Chuikov totalmente encajonados en el canal de Haupt; los puentes y pasos estaban sin excepciones bajo el fuego de los cañones alemanes que habían tenido tiempo suficiente para calcular y orientar sus tiros al milímetro.

SU 152 en Berlín

SU 152 en Karlsdorf (Foto autor)

El propio general Chuikov (apodado desde tiempos de Stalingrado el brujo), relata en sus memorias que dos días antes de la ofensiva en un reconocimiento en fuerza había llegado a las primeras elevaciones sin oposición, y si hubiera recibido la orden las habría ocupado sin más dilación. Dos días más tarde, los alemanes ya habían tomado medidas, desplegando las escasas reservas de que aún disponían. El atasco fue colosal y cuando los tanques lograron abrirse paso para rodear las colinas se encontraron con las fortificadas localidades de Dolgelin y Fridersdorf.

Mañana de sombras

Según hemos visto, las fuerzas de a pie se desenvolvían con lentitud y ello irritó al Zar rojo, que desde su cómodo puesto de mando en el Kremlin moscovita azuzaba sin pausa, obligando a Zhukov a cometer el sangriento error de lanzar a la lid a los carros del 1er Ejército de Tanques de la Guardia (Katukov) y del 2º Ejército de Tanques de la Guardia (Bogdanov) saturando el campo de unidades, que no precisaba de fuerza sino de espacio y velocidad: además de empeñar estas unidades de reserva en un prematuro combate, las inhabilitaba para explotar la brecha que tarde o temprano se produciría en razón a la desproporción de fuerzas y a pesar de que los alemanes trataban de llevar al punto refuerzos sacados de la nada, como la efectiva Pz. Div. Müncheberg (Mummert) formada por los instructores de la escuela blindada del cercano pueblo de idéntico nombre.

artillería soviética

Artillería soviética bombardeando Berlín, 16 abril 1945. El que no se molestasen en camuflar lo más mínimo las piezas indica que la Luftwaffe había desaparecido del campo de batalla hacía mucho tiempo.

Ante tamaño despropósito, Stalin se planteará dar prioridad a las alas. A pesar de la mayor distancia desde sus puntos de partida Iván Koniev será el primero en tomar contacto con las defensas del Gran Berlín, tomando un punto tan vital como el Cuartel General de la Wehrmacht en Zossen, al suroeste de la capital. Tras un reagrupamiento al alba de la artillería remolcada y autopropulsada (La conocida y longeva familia SU) el 11º Cuerpo de Tanques (Babasdchanian) y el 8º Cuerpo Mecanizado (Drigenov) alcanzan la línea de ferrocarril, tomando las fortificadas localidades citadas, que impedían el envolvimiento de flanqueo de las puntas acorazadas. Pronto serán de nuevo detenidos por el vigoroso contraataque de la Panzergrenadier Div. Kurmark.

El 3º Ejército de Choque asalta Kummersdorf, y unidades de avanzada logran coronar la colina de Seelow a escasos 400 metros del centro del pueblo (Actual sede del museo de la batalla) que será tomada a última hora de la tarde, pese a los contraataques suicidas. Aquí es preciso hacer un inciso y mencionar el comportamiento de la 9ª Div. Fallschirmjäger (Bräuer) que de paracaidista sólo tenía el nombre, pues estaba compuesta por componentes de otras divisiones del arma convalecientes o en tránsito a sus destinos, personal de tierra de la Luftwaffe y jóvenes reclutas a los cuales se les trataba de motivar con la designación de fallschirmjäger y que habían sido emplazados en el llano como carne de cañón para tratar de cansar y distraer el mortal abrazo que se les venía encima. Con toda lógica, sus hombres trataron de alcanzar posiciones en las que hacerse matar con mejor provecho para su bando; la conversación telefónica mantenida entre el general Heinrici con el mariscal Göering es tan humillante y vejatoria como inadecuada a lo acaecido ¡Mariscal, su división compuesta por los héroes de Monte Cassino se acaba de desbandar por la campiña!

Asalto del Ejército Rojo

Asalto del ejército rojo (Foto autor)

Al día siguiente, la presión era insostenible para el 9º Ejército alemán (Busse). A pesar de las cuantiosas pérdidas infringidas al enemigo, sus flancos amenazaban con el colapso. Se le había prometido el inmediato refuerzo de la 11ª SSPzDiv. Nordland (Ziegler) y la 18ª Pz. Grenadier Div. (Rauch), pero ninguna de las dos llegará tiempo del derrumbe y deberán replegarse con los restos de la defensa a los barrios orientales de la capital alemana. Antes de ello, la tercera línea de defensa bloqueará los ataques rusos en: Wriezen, Münchehof y Reichenberg, pero Batzlow será tomada por un asalto sorpresa. Por la brecha abierta se infiltrará el 5º Ejército de choque, la mencionada resistencia será en consecuencia arrollada al finalizar el día 19 en un frente de 72 Km: el camino a la ansiada Berlín quedaba expedito.

mapa de la batalla Seelow 1945

Posiciones alemanas y soviéticas el 16 de abril de 1945.

Horror y Honor

La noche anterior, a la ofensiva soviética, los alemanes, que como ya ha quedado patente estaban totalmente prevenidos del mismo, alzaron tres grandes cruces metálicas en los altos de Seelow ¿Evocaciones cristianas? en cada una de las mismas crucificaron a un soldado ruso capturado en las jornadas previas, a los que rociaron de gasolina y acto seguido prendieron fuego ¡El proverbial humanismo alemán! tan inhumano acto fue visualizado por la inmensa mayoría de las tropas, con los nervios crispados por el inmediato asalto a las cumbres. Tras la conquista de la estratégica posición, se identificaron sus restos y a qué unidad pertenecían. Sus camaradas tendrán el dudoso honor de encabezar desde el puente Moltke sobre el Spree berlinés el ataque sobre el último bastión del fanatismo nazi, el Reichstag (Sin contar las torres flak del Zoo y del parque Humbolt, las cuales aparte de proporcionar un fuerte apoyo a la defensa terrestre y aérea fueron el refugio de cerca de 50.000 aterrorizados civiles).

Torres Humboldt

Torre antiaérea del parque Humbolt. Al fondo en el horizonte se vislumbran las montañas artificiales que se formaron con los escombros retirados de la ciudad para su reconstrucción (Foto autor)

En esta batalla no faltarán españoles ¿Alguien lo dudaba? En el bando alemán, agregados a la división SS Charlemagne con el fantasioso Miguel Ezquerra, y del bando soviético tenemos como destacado representante al teniente de ingenieros Miguel Alberdi, que tenderá el último puente de campaña del Ejército Rojo a menos de 400 metros del citado Reichstag, mientras los defensores disparaban con todo lo que tenían a mano, Alberdi trabajaba con las frías aguas a la altura del pecho. En su recuerdo, la calle Stephanstrasse pasó a llamarse José Díaz, secretario general del PCE. Otra destacada dirigente del Partido, Margarita Nelken, perderá a su hijo, el teniente de la Guardia Santiago de Paul, en el asalto que inicio la batalla.

Seelow

Seelow en agosto de 2010 (Foto autor)

 

“Cuán amargo resulta ver que el júbilo del mundo sea la derrota y la humillación de tu propia patria. Ahí se ve perfectamente el abismo que se había abierto entre Alemania y el resto del mundo civilizado”.

Heinrich Mann

El Oder en Kustrin

El Oder frente a la antigua ciudadela de Küstrin, en el sector de Zhukov (Foto autor)

Bibliografía

A Beevor, Berlín, La caída, Crítica.

P Wert, De Stalingrado a Berlín, Bruguera.

F Medina, Berlín 1945, Sátrapa

C. Preston, Zhukov, San Martín.

M Hastings, Armagedón, la derrota de Alemania, Crítica.

E Zienike, La batalla de Berlín, San Martín

A. Carrasco, Berlín, la defensa de la capital del Reich, Almena.

JL Caballero, La caída de Berlín, Robinbook.

C Ryan, La última batalla, Destino.

P Antil, El fin del Reich de los mil años, Osprey.

J Toland, Los últimos cien días, Bruguera.