News

Pàgina 1 de 32  > >>

jul 7, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Se cumplen estos días 80 años de la batalla de Brunete
jun 25, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
Ludografía: la División Azul
jun 6, 2017
Categoria: General
Penjat per: walhalla44
La División Azul, 1941-1943
Noticias
 

Verdún 1916: Santuario de la estupidez

Vosotras, engreídas multitudes de amable mirada que animáis a los jóvenes soldados que marchan, entrad en casa y rezad para que no conozcáis nunca ese infierno donde la juventud y la risa se pierden.

Siegfried Sassoon

Si una batalla representa, por su duración y coste la estéril masacre que fue la Gran Guerra de 1914, esa sin duda es Verdún; hasta la persona más alejada de lo que podríamos definir como interesados en la historia militar tiene una remota idea de lo acaecido en el noreste de Francia entre febrero y diciembre de aquel fatídico año.

La planificación, ejecución y finalización de esta prolongada campaña irá más allá de las dimensiones cronológicas del conflicto en la que se enmarca, y sus efectos se harán sentir en guerras como nuestro fratricidio de 1936-1939, o como en el siguiente conflicto mundial, consecuencia directa de un armisticio mal concebido y con demasiados cables pelados…

A pesar de la extensísima bibliografía, a las que sólo hace sombra El Marne, todavía persisten algunos tópicos comúnmente creídos que vamos a intentar abordar de forma somera.

Ruinas de Fort Douamont

Ofensiva a ultranza

“Básicamente, esta guerra se reduce simplemente a matarnos los unos a los otros”

General Lunderdorff

Tras la sangrienta inmovilidad de 1915, ambos bandos iniciaron la campaña del próximo año con planes convergentes; la Entente iniciaría una ofensiva general en todos los frentes, una vez el nuevo ejército británico se encontrará en plena operatividad según lo establecido en la reunión de Chantilly del 6 de diciembre de 1915.

Por parte de los Centrales, Austria debía concentrarse en neutralizar al reumático oso ruso, mientras en los Balcanes el status quo favorecía claramente a esta coalición (El gran número de tropas concentradas en Salónica de forma pasiva era todo un regalo para las apuradas reserva alemanas) en razón a ello, el enemigo a batir era Francia, en un frente restringido y limitado a un sector importante, pero a la vez alejado, pues sólo se contaba con una reserva operativa de 30 divisiones. El terreno de Flandes (Derecha del despliegue alemán) sólo era practicable entrada la primavera, ello limitaba las opciones al flanco izquierdo, concretamente las posiciones de Belfort o Verdún.

Como es sabido, será esta última la elegida y a pesar de la consabida preparación: construcción de vías férreas, parques de munición y suministros, la mayor concentración aérea hasta el momento, aunque la aviación de 1916 todavía tuviera graves deficiencias, como era evidente. La concentración de artillería puede parecer aplastante (incluidos los gigantescos Skoda prestado por los austríacos), pero se debe insistir de nuevo en que hablamos de un espacio reducido y quebrado, en el que re-desplegar la para apoyar la esperada ruptura no iba a ser tarea fácil. La ola de asalto era sólo operativa a nivel táctico, pero no lo suficiente para la explotación de la citada ruptura. Tal es así que el mal trazado plan estipulaba la llegada al Mosa en dos fases, con lo que de forma lógica la primera siempre dejaría un flanco al descubierto y sin cobertura, que los franceses sabrán aprovechar de forma letal.

La inacabable línea que supuso el frente occidental 1914-1918, no daba lugar a grandes sorpresas, aunque lo cierto es que previamente a la operación Gericht (Nombre en clave de la ofensiva) se desencadenaron a principios de febrero una serie de ataques: el 8 en el sector de Vimy, al día siguiente en Maisons du Champagne, el 19 en Sainte Marie du Py, el 13 en Tahure, el 21 en Souchez, el 26 en Neuville y el 28 en Frise, en el río Somme. Obviamente, eran ataques locales, pero ¿Podía el alto mando discernir si se trataba de ataques previos de tanteo de una ofensiva principal o sólo maniobras de distracción? diría yo que no… sólo el general Dupont supuso acertadamente el punto dónde se desencadenaría la mayor matanza de la guerra, pero su intuición no fue tenido en cuenta.

Tropas alemanas al asalto, 14 marzo 1916

Tropas alemanas al asalto, 14 marzo 1916. Obsérvese el uso de lanzallamas, que se estrenaron en ésta batalla por vez primera.

El fuego mata

“Las fuerzas de Francia verterán su sangre hasta la muerte, logremos o no el objetivo”

General Falkenhayn

La tantas veces esgrimida desmantelada guarnición del sector es a priori un argumento más para la glorificación del desmoralizado soldado francés ante tanto inútil al mando. Un sector plagado de bosques, quebradas y afluentes del Mosa era el emplazamiento del mayor sector fortificado del continente, con 23 fuertes. El hecho de que las piezas de los mismos o sus ocupantes hubieran sido reducidos y mermados, era un problema de fácil y rápido arreglo).

Ocupar el núcleo de comunicaciones (Verdún) y acceder a las llanuras de Champagne para atrapar a la masa operativa francesa en una batalla definitiva de corte napoleónico era algo no hipotético, sino lo siguiente… prueba de ello es que su diseñador (Falkenhayn) pondrá a la cabeza de llevarlo a cabo, no a sí mismo sino a un miembro de la familia imperial (el Konprinz, o príncipe heredero, Guillermo). Con todo, el 21 de febrero de 1916 las tropas de asalto alemanas, pertrechadas por primera vez con lanzallamas, empiezan a infiltrarse en la orilla derecha del Mosa, precedidas no por un fuego de saturación, sino selectivo. La lucha se recrudece en los bosques de Haumont, Herbolois, Ornes y Caurés, que constituyen la primera línea en la que pequeños destacamentos franceses luchan hasta el exterminio. El día 25, llegan a la llanura de Douaumont (Cota 388); su guarnición de 60 hombres es capturada con rapidez. Por el ala izquierda amenazan el fuerte de Vaux, y aquí sí, y sin que duelan prendas, la resistencia será épica. Los alemanes consolidan el terreno a escasos 8 Km del centro urbano.

Fort Douamont

Vista aérea del Fort Douamont a finales de 1916.

No pasarán

”Yo asumo el mando. Informen a las tropas. Mantengan alto el coraje”

General P. Pétain

El 26 de febrero, ante la extrema gravedad de la situación, Pétain entra en liza y ordena la inmediata retirada de la línea Ornes-Fresnes, pues su flanco invitaba al cerco y aniquilación. Hasta este momento, 17.000 hombres habían sido capturados junto a 80 cañones, pero las nuevas posiciones en los altos del  Mosa les daban ventaja sobre la llanura de Woevre.

Pétain

Pétain.

En ese momento las tropas alemanas cayeron en el fuego de flanco proveniente del bosque de Forges, obligando a los alemanes a detener su avance ante el peligro de que las nuevas unidades que acudieran a la explotación fueran diezmadas. Para impedirlo, tratarán de igualar el frente atacando el 6 de marzo desde las posiciones situadas a la derecha de su despliegue inicial. El ataque es arrollador pero de nuevo los franceses, sacando fuerzas de flaqueza, resisten hasta la llegada del grueso del ejército. Éste es suministrado por una única carretera, la conocida Voie Sacrée (Vía Sagrada), que es mantenida en funcionamiento 24 horas al día. El relevo de unidades ocasiona que a la práctica la totalidad de unidades galas pasen en un momento u otro por Verdún.

A mediados de mes, la fase de los grandes avances ha cesado y es sustituida por avances graduales. Durante esta fase, la artillería pesada dominará sobre el campo de batalla… los ataques alemanes por la izquierda son los de mayor peligro pues amenazan con capturar la única línea férrea del sector, lo cual ocasionaría la pérdida de la ciudad y la retirada hasta Saint Mihiel. Pero para aquel entonces las reservas alemanas ya no tenían capacidad para ello y se limitarán a constantes sangrías en Vaux, Bethincourt y Malancourt, apoderándose de los bosques de Cumiérs y de los Cuervos, siendo el punto más reñido las alturas del Hombre Muerto (Cotas 265 y 295) que por efecto del devastador bombardeo serán laminadas y borradas del mapa…

Batalla de Verdún, febrero-diciembre de 1916

Batalla de Verdún, febrero-diciembre de 1916.

En aquel período la superioridad numérica ya había pasado al campo francés, aunque compensada por la superior artillería pesada alemana. En el tedio de la muerte pronto caerá la cota Poivre partiendo de las alturas de Haudromont, lo que les llevará a la sangrienta disputa por Thiaumony. El 17 de junio caerá la heroica defensa del fuerte de Vaux y a continuación las ruinas de Fleury; las condiciones para el asalto de Terre Froide y Belleville, últimos baluartes antes de la ciudad, eran del todo favorables. La victoria, pírrica aunque sin duda victoria, estaba cerca.

En el otro flanco, sólo los fuertes de Choisel, Marre y Bourrus impedían a los atacantes alcanzar la ansiada vía del tren y estrangular cualquier vestigio de resistencia en la ciudad propiamente dicha. Tras ocupar la estratégica Cota 801 y los pueblos de Malancourt y Béthincourt. A mediados de junio, la situación de Pétain era extrema; exigiendo el anticipo de fechas de la ofensiva en el Somme y rogando a los rusos distracciones en Galitzia, Bucovina o Volinia. El general en jefe Joffre ordena el 27 no cesar en la resistencia a ultranza. El desencadenamiento de la esperada ofensiva, a principios de julio, no paralizó de inmediato el empuje alemán, que el 11 avanzan sobre Laufée y Souville. Pero el momento crítico ya ha pasado…

Trincheras francesas

De aquellos lodos…

“No les estoy diciendo que ataquen, les estoy ordenando que mueran”

Tte. Coronel Mustafá Kemal

El concepto acuñado una vez lanzada la ofensiva de Falkenhayn de que se trataba de una gigantesca trampa para desangrar por el fuego la masa operativa francesa antes de que la balanza se decantará de forma irremediable contra su bando, es sólo una excusa para la oportunidad pérdida ¡En la guerra tan peligroso es el temerario como el temeroso! Pero a más alto nivel, no era él quién decidía dónde echar toda la carne en el asador, y más contando con unos aliados unidireccionales, es decir, que necesitaban apoyo, pero que no apoyaban a la recíproca. Su sustitución por Hindenburg supone el cese de la ofensiva y la pérdida de la iniciativa. Sin duda es el único responsable del ataque por etapas en ambas orillas del Mosa. Aunque carecía de fuerzas suficientes sus contrincantes no se encontraban en mejor situación y la estrechez del frente de ataque era un impagable auxilio para la saturación de brechas por el apurado enemigo ¡Las Blitzkriegs mejor dejarlas para otra guerra!

von Falkenhayn

Erich von Falkenhayn

Si los alemanes se hubieran contentado con el éxito inicial, se hubieran ahorrado mucha sangre; aún así la ciudad habría caído con gran probabilidad si la ofensiva del Somme se hubiera retrasado un mes o menos (Es de destacar que el factor material del Somme llevaba el sello USA a pesar de su status de neutralidad, pero ello es un detalle superfluo sólo útil como slogan publicitario; si la neutralidad belga fue violada por los alemanes para ampliar su frente de maniobra es un hecho detestable y condenable, pero cuando es la neutralidad griega la que es humillada y maltratada por franceses y británicos mejor es aplicar la ignorancia o indiferencia por el bien común de la causa. Por parte francesa, también hubiera supuesto un gran recorte de bajas la anulación de las contraofensivas de octubre-diciembre, pues el honor por sangre sólo satisface a los vivos y si además de la integridad física se obtienen pingües beneficios ¡Que siga la fiesta!

Contraataque francés en Verdún

Contraataque francés

El balance final es la conservación de la plaza en manos francesas, aunque carente de valor como plataforma de ataques sobre el flanco izquierdo alemán de Lorena.

Cosecha de bayonetas

“Ha llegado la hora de avanzar a toda costa y de morir dónde estéis”

General Joffre

Para la mundial casta militar Verdún y la mayor parte de batallas del conflicto supuso un contrato en prácticas, que veinte años más tarde supondrá su transformación en fijo discontinuo; fuera de eufemismos, veamos algunos ejemplos de perfiles participantes:

Los padres indiscutibles de la Blitzkrieg, Guderian (Recuerdos de un soldado) y Manstein (Victorias frustradas) batieron el cobre en ésta batalla, el primero como oficial de Estado Mayor del 5º Ejército y el segundo como oficial de inteligencia a las órdenes de von Gallwitz. Pero el combatiente alemán que tendrá más relevancia en el futuro cercano será von Paulus, al que los malditos bolcheviques darán un práctico ejemplo unos años más tarde (¡Enseñar deleitando!) de lo que es una batalla de cerco y aniquilación ¡Recordemos que fue el primer mariscal prusiano en capitular de la historia! Otro menos reseñable en el ámbito militar, pero de gran trascendencia política, que combatió en Verdún fue Rudolf Hess, el inventor del turismo de aventura, es decir: pilota un Me110, salta en paracaídas sobre Gran Bretaña y disfruta en un resort de todo incluido vitalicio en la prisión berlinesa de Spandau ¡Qué oferta, quién la pillará!

Panorama de Verdún desde Fort de la Chaume

A la práctica, todo francés alistado pasará por la trituradora, pero uno de ellos destaca sobre el resto: hablamos del capitán del 33º Regimiento de infantería que el 2 de marzo será cercado con el resto de sus hombre en el pequeño pueblo de Douaumont. En su biografía constará que, tras innumerables intentos de romper el círculo de fuego en lucha cuerpo a cuerpo, es herido de gravedad con arma blanca; la realidad es que al ser capturado tras una resistencia simbólica, por el qué dirán, uno de sus vigilantes, harto de su lentitud y tras quedarse afónico de ordenarle ¡Allez, Allez! Le da un poco de prisa dándole una puntada de bayoneta en una nalga. Nada serio, pero claro, estamos hablando del superhéroe Cansinoman, también conocido como Charles de Gaulle.

 

despliegue alemán, 31 de marzo de 1916

Despliegue alemán, 31 de marzo de 1916